martes, 31 de mayo de 2011

El poema del Món Groc

El poema de Gabriel Celaya que inspiró a Albert Espinosa en su libro "El Món Groc". Me sobrecogió.

Autobiografía

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a Ud. correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay sí, no respires! Dar el no a todos los «no»
y descansar: Morir.

Otras entradas sobre "El món groc":
El món groc: mi opinión sobre el libro de Albert Espinosa.
Frases sobre el món groc: algunas de las frases y mensajes que más ma han gustado del libro.

sábado, 21 de mayo de 2011

Los piropos de mi vida

No me considero una mujer guapa. Nunca he creído que lo fuera. He resultado ser atractiva para algunos hombres, eso sí. Y no me puedo quejar. De la manera que soy, ya me va bien que haya sido así. No me gusta destacar, siempre cedo el protagonismo para quienes lo desean. Y no me gusta captar la atención de los demás cuando entro en un sitio.

Siendo esto así, me he llevado algún que otro piropo amoroso en mi vida. Son contados los que llevo en mi corazón. Y sin embargo son muchos más los que me he llevado en el terreno profesional o personal. O muchos más los que recuerdo en esos ámbitos. Será porque tal vez me incomodan menos, porque los valoro mucho y porque me ayudan inmensamente como persona a seguir adelante.

He acabado mi proyecto. He trabajado seis meses para el departamento de Estudios y Planificación de un ayuntamiento. Para mí era un reto importante y he conseguido todo lo que me proponía: quería ver cómo me sentía volviendo a trabajar, quería poner un pie en la administración pública, conocerla por dentro, trabajar cerca de casa, con un buen horario, hacer un buen proyecto y que estuvieran contentos con mi trabajo. Quería sembrar una semilla. Y me han llovido alabanzas por todos lados: "si en un futuro pudiéramos volver a trabajar juntos o como mínimo cerca sería fantástico", "eres una persona muy agradable a nivel personal y muy buena profesional", "serías un muy buen fichaje aquí si hubiera la oportunidad", "gracias por tu dedicación y por tus ganas de hacer un buen trabajo" ... El esfuerzo ha sido grande y lo ha sido más en el terreno personal que en el profesional. Pero he conseguido valorar los pequeños logros y, por supuesto, las palabras de agradecimiento que me han dedicado. Estas palabras me han hecho recordar que me he llevado elogios de este estilo en todas las empresas para las que he trabajado. Algunos los recuerdo especialmente: "Eres una estrella que brilla con luz propia y, aunque no te guste, destacas", "Sería la leche volver a trabajar juntos", "Tú vales mucho, eres una auténtica perla", "Very good presentation. And excelent English, where did you get that accent?". Tales maravillas, aunque en silencio, viven aquí dentro. Porque me las han regalado personas a las que yo admiro y respeto profesionalmente. Y porque me he sentido correspondida por ellas, eso es algo que se nota y que llena mucho.

Así que contra los "gremlins" (así definían a nuestros miedos en una sesión colectiva de coaching personal y profesional a la que tuve la oportunidad de asistir en este trabajo), creo que mi arma más poderosa son esos piropos profesionales que tanto le suben a uno la autoestima. Y ya lo veis, pequeños monstruitos: prepararos porque mi arma está ahora mismo bien cargada.

Hablar de todo esto me ha hecho recordar este simpático vídeo de motivación personal y profesional que me pasaron hace poco. Os invito a verlo, es muy corto y vale la pena !!

lunes, 16 de mayo de 2011

El don de la timidez

Me han prestado un libro muy interesante: "Las herramientas del bricolaje emocional", basado en los capítulos que se emitieron hace tiempo en TV3 ("Bricolatge Emocional").

Hay una parte que ha llamado especialmente mi atención y me gustaría compartirla con las personas tímidas que siempre viven ese rasgo de su personalidad con negatividad. Así que ahí van los siete motivos por los que, según el doctor Alexander Ávila, podemos alegrarnos de ser tímidos:

1. Sensibilidad: los tímidos tienen la capacidad de reaccionar a nivel emocional profundo. Comprenden y cuidan los sentimientos de los demás, aspecto apreciable en el mundo personal (una cita romántica, por ejemplo) y en el mundo laboral (una reunión de negocios).

2. Fidelidad: por su carácter reservado, son menos dados a cometer infidelidades y por tanto promueven la pareja de larga duración. Leales a su círculo íntimo de amistades y solidarios en los momentos difíciles.

3. Atención: el oiente sensible tiene paciencia y deja que la otra persona se exprese, comprendiendo sus motivaciones personales.

4. Reflexión: estas personas son más profundas a la hora de analizar conductas y situaciones, así que pueden resultar más interesantes que las que expresan con facilidad una visión superficial de las cosas.

5. Modestia: el tímido hace su trabajo sin colgarse medallas y con un alto grado de exigencia. Del mismo modo, en la amistad y en la pareja puede renunciar al protagonismo y ganarse el amor y el respeto del otro.

6. Misterio: es una característica muy apreciada socialmente. Las personas más cerradas despiertan la curiosidad de los demás, que adivinan en ellas un valuoso mundo interior.

7. Suavidad: por su naturaleza sensible, son incapaces de cometer actos gratuitos de agresión o violencia. No intentan imponer su punto de vista ni ofenden a los demás con su actitud. Al contrario, se muestran gentiles, tiernos y afectuosos con su entorno, ganándose así la estimación de los demás.

Acabo con unas palabras de la antropóloga Isabel Calpe Rufat: "Las personas tímidas no son personas atrevidas. Es decir, no son personas que actúen sin pensarlo, porque justamente tienen miedo al ridículo. Así, antes de dar cualquier paso, miden muy bien todas las cosas. Eso las hace tender de forma natural a ser muy observadoras y prudentes. Pero también son personas que, justo por esas cualidades de prudencia y de observación, pueden desarrollar un pensamiento crítico, pueden ser muy buenas en tareas que requieran una alta concentración".

¡Tímidos/as de este mundo! Ya lo veis. Seguro que os habéis sentido identificados con alguno de estos siete puntos. Así que ya podéis sentiros bien orgullosos de cómo sois. Y si encima os dedicáis profesionalmente a algo tipo analista, técnico o programación, manejando muchos datos, sentiros afortunados de tener un trabajo que os va como anillo al dedo :)

******
Otros libros que he leído y sobre los que he escrito ...
- Parece difícil, ¡pero no lo es! > divertidísmo y muy corto!
- El món groc > superpositivo!
- La metamorfosis de Kafka > nada kafkiano ;)
- He jugat amb els llops > oohhh tan tendre!
- La màscara del Rei Artur > Rahola's style :)
- The Rosie Project: romántico y super-divertido. Engancha mucho!
- Mis lecturas de marketing: Avinash, Fernando Maciá, The HP Way ...