lunes, 12 de noviembre de 2012

Hotel rural con encanto en Ibiza

Este verano estuve una semana en el Hotel Can Maries en Ibiza con mi familia y aquí os dejo mis comentarios para quienes estéis buscando opiniones que os puedan ser de utilidad.

Cómo es el hotel
Es sencillamente precioso. Un entorno bonito, rodeado de pinos y montaña, con unas buenas vistas al mar (la playa está a cinco minutos en coche) y unas instalaciones limpias, cuidadas y acogedoras. Tiene tan sólo ocho habitaciones así que es un hotel pequeño, tranquilo, ideal para quienes buscan paz, relax y desconexión. Lo gestiona un matrimonio a quienes se les nota que les encanta su trabajo, ya que están siempre pendientes de que tengas una buena estancia.

Dónde está
En el noreste de Ibiza, la zona más tranquila de la isla. Concretamente en Sant Miquel de Balansat. Una vez llegados al pueblo, hay que tomar la carretera que lleva al puerto de Sant Miquel y unos quilómetros antes de llegar al puerto hay un desvío a la derecha que ya indica el hotel.

Para qué tipo de público es
Tanto para ir de vacaciones familiares con niños pequeños o adolescentes como para ir en pareja en plan escapada romántica.

Qué es lo que más me gustó de Can Maries
El hotel en sí, la piscina, el trato familiar, la música que sonaba de fondo en algunas horas (tipo chill-out y muy suave), las vistas (pinos y mar). Por cierto, te facilitan toallas para la playa (y te las cambian a diario si lo necesitas), detalle que al menos yo agradezco mucho, pues eso libera mucho espacio en la maleta.
Me gustó mucho que está en un entorno muy tranquilo, muy rural pero a la vez está muy muy cerca de cuatro playas que no hay que perderse.

Qué es lo que no me gustó de Can Maries
En realidad son detalles que no tienen gran trascendencia pero por comentar algo:
En cuanto al acceso, la carretera que lleva del pueblo de Sant Miquel de Balansat hasta el puerto tiene muchas curvas. Pero es un trayecto corto. Y el desvío que lleva al hotel casi te lo pasas si vas demasiado rápido, hay que estar atento.
En cuanto al hotel, pues no sé qué puedo decir. Tal vez que es caro (la buena vida se paga ;-)). Desayunar allí lo encontré caro pero como la habitación tiene cocina, pues desayunábamos en la habitación, que era como un miniapartamento.

Qué visitaría
Las playas más cercanas que tiene el hotel:
  1. La playa del puerto de Sant Miquel (zona que tiene más apartamentos y hoteles pero precisamente por eso también tiene más servicios y restaurantes -en los que se come muy bien, por cierto-).
  2. Las dos playas que quedan a la izquierda de la playa del puerto: a una de ellas (Cala des Moltons) se puede ir andando -10 minutos- y es fantástica porque tiene un chiringuito muy auténtico y no hay gente (los turistas de los apartamentos se quedan en la playa del puerto). Y a la otra (Cala s'Illa) se puede llegar andando un poco más o cogiendo un servicio de taxi náutico desde la playa del puerto.
  3. Cala Benirras. Os recomiendo ir un día a cenar en esta playa a uno de los chiringuitos que hay allí: Restaurante Elements. Ambiente muy tranquilo, buena música de fondo, sitio muy acogedor y se come muy bien.
Además de las playas, allí mismo también hay una cueva que se puede visitar que, si no has visto ninguna antes, está bien como actividad (no es una cueva como las que hay en Mallorca pero es curiosa de ver, además de que el guía de la visita le pone mucha gracia).

Otros enlaces de interés
Si tenéis que ir a Ibiza con vuestra pareja o familia, además de Can Maries os puedo aconsejar otra buenísima alternativa: Casa Naya. Podéis consultar mi opinión en detalle sobre este otro hotel rural con encanto aquí.

Más información sobre otros lugares de interés en Ibiza para visitar y otras playas de la isla: aquí.

Finalmente, os dejo el enlace a la página web del Hotel Can Maries y algunas fotos que le saqué al lugar. Cualquier duda o comentario que creáis que podéis aportar para ayudar a quienes aterricen aquí será bienvenido!!

La recepción del hotel
La piscina del hotel


Vistas hacia el puerto desde el jardín
Otras vistas desde las instalaciones



Vistas de la terraza que corresponde a una de las habitaciones




Hoteles en Atrapalo

sábado, 10 de noviembre de 2012

No et vesteixis per sopar

Me gustaría romper una lanza en favor del pedazo de actores de teatro que tenemos en Cataluña y que en esta obra, una vez más, me dejaron con gran sensación de respeto y admiración por el trabajo que hacen. Brillantes actores los que están interpretando estos días "No et vesteixis per sopar", en el Teatro Condal de Barcelona (Av. Paralelo 91). Absolutamente fantásticos todos, tanto los que ya conocía de otras obras y/o series de televisión (Jordi Díaz, Àngels Bassas, Mingo Ràfols, Mònica Glaenzel y Marta Valverde) como los que no (Òscar Kapoya).

La obra escoge un hecho cotidiano de la vida que, mirado friamente, es dramático (las infidelidades de pareja), para darle la vuelta y llevar las excusas/engaños/secretos que uno debe llegar a montar, en la relación con su amante, hasta tal límite de exageración que acaba convirtiéndose en una parodia que conseguirá literalmente partirte de la risa. La obra ha sido concebida para que nos riamos, para divertirnos, para pasar un buen rato que, con la que nos está cayendo, ya nos conviene. Y lo consigue. Y aquí, como siempre, hay quien suelta más carcajadas y hay quien menos. Pero la obra es divertida, de eso no hay duda. En mi caso no estuve con las carcajadas todo el rato pero sí hubo un momento en que llegué a llorar del ataque de risa que me entró. Y es que se llega a montar un lío tan rocambolesco ... Muy buena, de verdad. Y tenía muchas ganas de contarlo, de dejar constancia, de animar a la gente a que vaya a verla. Porque el teatro debía estar en un 60% de ocupación (viernes noche!) y me dio pena. Me supo mal porque estos actores se merecen todo el respeto, cariño, admiración, atención y aplausos de los que vivimos aquí. Son extraordinarios y me hicieron pasar un muy buen rato.

Os animo pues, a que vayáis a verla. La obra tiene una duración de una hora y cincuenta minutos y no hay entreacto. Empieza a las 21:00 h, así que doy un par de sugerencias:
  • Para los que quieran ir a cenar después del teatro: Restaurante La Bella Napoli. Saliendo del teatro (Av. Paralelo), la primera calle a la izquierda (c/Margarit). Buena pasta y pizzas en un ambiente muy italiano. Está siempre muy solicitado, así que tienes que reservar mesa. Y si no, cerca del teatro (en Av. Paralelo -dirección Pza. España- o cruzando Paralelo enfrente del teatro y subiendo la calle Viladomat, hasta la Av. Mistral) hay varios restaurantes y bares de tapas y copas.
  • Para los que son más de picar algo a las 20:00h, antes del teatro. Una opción es aparcar en la zona de Av. Mistral-Viladomat, que habrá más posibilidades que en el Paralelo. Y en la Av. Mistral entre Calabria y Viladomat hay un pequeño sitio de venta de pizza en porciones (muy sencillo, pero las pizzas son muy buenas y baratas), justo al lado de la heladería Bonastre. Os podéis comer las porciones allí mismo, os recomiendo la de champiñones (la mía de allí de toda la vida :)) o la de rúcula con queso y la de jamón serrano con brie. Éstas son nuevas y tenían una pinta tremenda!

viernes, 2 de noviembre de 2012

El nom, en el Teatro Goya

Ayer fui a ver El nom, en el Teatro Goya Codorníu de Barcelona. Es una comedia protagonizada, entre otros, por Joel Joan y Lluís Villanueva, actores que también compartían reparto en la serie Plats Bruts de TV3. El nom es la adaptación teatral de una película francesa que tuvo mucho éxito, en la que salen a escena los trapos sucios de la familia y las amistades a partir de una tonta discusión como es el hecho de escoger un nombre para un bebé que parece no gustar a todo el mundo. La ironía y el sarcasmo son contínuos para toda la retahíla de reproches que van haciéndose entre ellos.

Pasé un buen rato, divertida y entretenida. Vale la pena ir a verla, los cinco actores catalanes interpretan muy bien a sus personajes y a pesar de que el duelo dialéctico Joel Joan - Xavi Mira es fantástico, el que acaba brillando más (siempre en mi opinión, claro) es Joel Joan. Impregna a su personaje de ese carácter histriónico, desenfadado, alocado y firme a la vez, con ese deje tan peculiar y típico de él en otras ocasiones. Me encantó :) Muy emotivo el aplauso final que dedicó el público a todos los actores: si ése es el barómetro para medir la satisfacción, entonces es de las que no te puedes perder!

La única crítica que tengo no es para la obra, es para el recinto. Creo que no había pisado el Goya (ahora Teatro Goya Codorníu) desde que Josep Mª Pou se hiciera cargo de la dirección del mismo. Y he de decir que una vez más, la avaricia rompe el saco. El teatro es pequeño y se ha querido aprovechar tanto el espacio que en platea uno llega a sentir un poco de claustrofobia. Muy apretadas las filas y mucha sensación, igual que me pasara ya en el BTM (Barcelona Teatro Musical) cuando fui a ver Los Miserables, de que si ocurriera algo de aquí no salimos ni la mitad. Desagradable inquietud, justo el día después de que tres chicas jóvenes hayan perdido la vida en el Madrid Arena por una avalancha en una celebración de Halloween :(

Cuestiones logísticas
  • La obra es en catalán.
  • Compré las entradas en Atrapalo.com por 18 € (precio de la sesión más barata).
  • La obra tiene una duración de una hora y media sin intermedio.
  • Está recomendada para todos los públicos, así que fui a verla con los niños (10 y 12 años) y he de decir que bien, que se lo pasaron muy bien y rieron bastante, aunque no pillan todas las referencias. Pero vale la pena que vayan, sí.
  • Hacen descuento en el parking de la calle Aribau nº9 y el de Muntaner nº13.